No estamos en venta, luchemos contra la trata de personas

Comparte esta noticia

La explotación sexual y el trabajo forzado destruyen miles de vidas de colombianos que creen en falsas promesas laborales en busca de una mejor vida, o que son llevados a la fuerza. Estas son las dos modalidades que más se practican en la trata de personas, delito del que Caldas reportó 45 casos en los últimos 10 años, según el estudio que realizamos desde la Gobernación, en convenio con la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito.

Los resultados se dieron a conocer hace unos días y nos retan a garantizar la protección de quienes son más vulnerables a este delito: las mujeres entre los 14 y los 22 años de edad con bajo nivel educativo, que por lo general son víctimas de violencia intrafamiliar, con alta dependencia económica y en hogares con alto grado de ansiedad.

El trabajo de prevención desde las instituciones del Estado, los colegios y las familias es fundamental para que cada vez menos personas caigan en este flagelo. Por eso, desde el Gobierno Departamental, además de realizar el estudio, abrimos espacios para reflexionar en torno a la situación y crear estrategias con grupos focales de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

Entre estas acciones está la marcha de sensibilización en la que participamos el pasado lunes 30 de julio, día en el que se conmemora la lucha contra este problema. El recorrido terminó en el Parque Fundadores, donde realizamos actividades pedagógicas para que los ciudadanos tomemos consciencia de este mal que degrada las sociedades.

Para esto, se eligieron cinco municipios, donde este delito cobra el mayor número de víctimas. Las poblaciones seleccionadas son Manizales, La Dorada, Supía, Riosucio y Anserma. En estas localidades es prioritario que con el aporte de los demás integrantes del que pertenece al Comité Departamental contra la Trata de Personas, fortalezcamos las labores contra el trabajo infantil, el consumo de sustancias psicoactivas y el acoso sexual, pues según el mismo estudio, estos son los principales factores de riesgo de la trata de personas.

Unámonos pues en Caldas y en Colombia por la defensa de los derechos humanos, por la integridad como individuos y como ciudadanos. Es necesario que los caldenses y general los colombianos sepamos la importancia de denunciar la trata de personas y de actuar preventivamente para reducir el número de víctimas.

Recordemos que no necesariamente el afectado debe instaurar la denuncia, pues un testigo también puede hacerlo, dirigiéndose a la Personería, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) o la Policía Nacional. En otros países, los consulados atienden este tipo de casos.

 


Comparte esta noticia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *